La NASA ha conseguido capturar el momento en el que una Estrella es absorbida por un Agujero Negro

Hasta hace poco se suponía que nada podía escapar de un agujero negro, ni siquiera la luz; sin embargo, este pensamiento ha comenzado a ponerse en entredicho. En 2015 la NASA publicó un vídeo en el que se intentaba representar lo que ocurre cuando una estrella es tragada por un agujero negro.

Cuando una estrella se desplaza demasiado cerca de uno de estos agujeros, intensas fuerzas de mareas desgarran la estrella hasta que es consumida por completo. Estos acontecimientos se llaman “perturbaciones de mareas”, y durante los mismos, algunos restos de la estrella son lanzados hacia el exterior a alta velocidad mientras que el resto es arrastrado hasta el agujero negro.

El vídeo se realizó con el objetivo de representar una de estas perturbaciones de mareas hallada en 2014. Llamado ASASSN-14li, este acontecimiento tuvo lugar cerca de un agujero negro del que se estima que podría poseer varias millones de veces la masa del sol y descansar a unos 290 millones de años luz de nuestro planeta.

En aquel momento, los astrónomos esperaban encontrar más modelos como el ASASSN-14li para comprobar modelos teóricos sobre cómo los agujeros negros afectan a su entorno. Afortunadamente, su esperanzas se han cumplido y recientemente han podido captar por primera vez uno de estos procesos cósmicos.

  • Compartir en Facebook

La imagen proporcionada por la NASA muestra el flujo de material de una estrella siendo devorada por un agujero negro.

El agujero negro desgarra la estrella pero no es capaz de absorberla por completo debido a la velocidad en que la estrella es “tragada”, es por eso que durante el proceso, parte del material de la estrella es expulsando hacia el exterior formando inmensas nubes de polvo que rodean al agujero negro.

Según la NASA, cuando los agujeros negros se “tragan” las estrellas, liberan una explosión de energía, una especie de llamarada que contiene muchísima energía en forma de radiación, además de luz ultravioleta y rayos X.

Gracias al Wide-Field Infrared Survey Explorer (WISE), un telescopio espacial lanzado el 14 de diciembre de 2009 destinado a estudiar la Radiación Infrarroja en el espacio, los investigadores han medido la radiación emitida por el llamado “polvo caliente”, el cual no puede verse a simple vista pero se extienden hasta varios de millones de kilómetros desde el agujero negro.

Dos estudios examinaron estas erupciones galácticas capaces de destruir el polvo espacial más cercano al agujero. A cierta distancia, el calor no es tan intenso y el polvo logra sobrevivir, pudiendo así reflejar la luz y el calor de las llamaradas, lo que permite al WISE medir la emisión de infrarrojos.

  • Compartir en Facebook

Los astrónomos utilizan una técnica llamada “foto-reverberación” para caracterizar el polvo. Este método mide el retardo entre la luz producida por el agujero negro y la posterior luz infrarroja que aparece durante la llamarada y alcanza el polvo circundante sin destruir. Este retardo de tiempo permite a los científicos calcular la distancia entre el agujero negro y el polvo.

Este tipo de acontecimientos originan muchas dudas a los científicos pero gracias a estas investigaciones podemos arrojar un poco de luz sobre la forma en la que funcionan los agujeros negros. “Gracias al estudio, podemos confirmar que el polvo está ahí y que podemos usarlo para determinar cuánta energía se generó en la destrucción de la estrella”, dijo Varoujan Gorjian, un astrónomo del Laboratorio de Propulsión de la NASA y coautor del documento.

“El agujero negro ha destruido todo lo que hay entre sí y el rastro de polvo”, dijo Sjoert van Velzen, doctor de la Universidad Johns Hopkins y autor principal de un estudio.

¡Comparte este descubrimiento con todos tus amigos!

Fuente: rolloid