La idea de un joven de 19 años que hará que nuestros mares se limpien solos, comenzará este año

Gracias a las duras e impactantes imágenes sobre la contaminación, el ser humano cada vez está más concienciado sobre los efectos negativos del consumo y los residuos plásticos, sin embargo el problema continuará presente muchos años.

Y es que aunque hagamos nuestra compra a granel o la ciudad de San Francisco prohiba el uso de botellas de plástico, hoy por hoy existen miles de toneladas de residuos flotando en alta mar.

Afortunadamente las nuevas generaciones vienen dispuestas a crear un mundo mejor para todos. Descubre la historia de Boyan Slat, el joven de 20 años que ha ideado el primer sistema mundial de limpieza de océanos.

El plástico, un problema de grandes dimensiones.

2
  • Compartir en Facebook

El 50% de los productos y envases de plástico que usamos a diario sólo se utilizan una vez antes de tirarlos a la basura y solamente un pequeño porcentaje de éstos son reutilizados o reciclados.

Aunque algunos sean enterrados o quemados – lo que no es mejor- muchos de ellos acaban sus días flotando en el océano.

Según las estimaciones, 5 billones de piezas de plástico flotan en el mar actualmente. Sin ningún plan para deshacerse de ellos, se descomponen lentamente a la deriva hasta ser lo suficientemente pequeños para ser ingeridos accidentalmente por algún animal hambriento.

3
  • Compartir en Facebook

Hay que ser muy ingenuo para pensar que el envenenamiento por plástico de los animales marinos no va a afectar a los humanos, pues sabemos que antes o después acabamos incorporándolos a nuestra dieta.

Aunque todo el mundo parece estar de acuerdo en que es necesario limpiar de plásticos de nuestros mares, nadie ha conseguido idear una forma efectiva de hacerlo, pues recorrer en barco la inmensidad del océano con intención de limpiar estos residuos sería una tarea casi imposible y tremendamente costosa.

“Siempre se ha asumido que limpiar los océanos era imposible debido a lo vasto de la áreas en las que se ha concentrado el plástico. Emplear buques con redes para recoger las manchas de basura podría llevar 79.000 años y decenas de miles de millones de dólares. Además, una operación de ese tamaño dañaría de forma significativa la vida marina y generaría enormes cantidades de CO2 y otras emisiones.”

The Ocean Cleanup.

4
  • Compartir en Facebook

No hay nada imposible para aquellos que creen que todo se puede lograr, y al menos en esta ocasión es cierta.

Y es que tal vez por su juventud e imaginación, el joven Boyan Slat fue capaz de idear un sistema de limpieza oceánico de bajo coste y gran rendimiento. Algo que miles de científicos y expertos habían pasado por alto.

“Si navegar en busca de la basura es imposible, ¿por qué no esperar a que la basura llegue hasta nosotros?”

1
  • Compartir en Facebook

Boyan tuvo la brillante idea de aprovechar las corrientes marinas para conseguir que los océanos se limpien solos. Usando las 5 grandes corrientes circulares originadas por la acción de los vientos y la rotación de la Tierra, el joven planea colocar una gigantesca barrera en forma de “V” que servirá para detener el avance de los objetos plásticos.

Una vez que alcancen el final de la “V” una gigantesca plataforma de procesado de recogerá los residuos a través de una cinta mecánica accionada por luz solar.

Al no tratarse de redes los animales marinos no correrán peligro ya que podrán sortearlas fácilmente surmegiendose por debajo.

5
  • Compartir en Facebook

Aunque la idea es muy prometedora, no puede ponerse en práctica sin realizar algunas pruebas previas que aseguren su eficacia.

Por ello “The Ocean Cleanup” ha decido instalar su primer prototipo final en 2016, una gigantesca “V” de 2 kilómetros de envergadura junto a las costas de Japón.

Deseamos de todo corazón que la idea de Boyan demuestre ser de utilidad y que su inventiva e ilusión cambien el planeta Tierra para siempre.

Puedes seguir el desarrollo de esta iniciativa en su página web y conocer más detalles de su funcionamiento en este magnifico video.

Fuente: lavozdelmuro