La detención que termina en matrimonio, el vídeo que invade las redes sociales

Una propuesta se registró en Cartagena. Cuando la mujer creía que su novio estaba inmerso en un lío judicial, él sacó una sortija para pedirle que fuera su esposa.

  • Compartir en Facebook

Pedir matrimonio es uno de los grandes dilemas de los hombres. Entre otras, porque dependiendo de cómo lancen la pregunta puede llegar a convertirse en el momento más imporante que recuerden las mujeres por el resto de sus vidas. Por ello, en cabeza de los más osados surgen cada vez iniciativas más creativas.

Este es el caso de un hombre en Cartagena, que primero fingió una noticia de infarto para después arrodillarse ante su novia.

El insólito momento fue registrado en un vídeo que se convirtió en viral en las redes sociales. Se ve cómo a la sombra de las murallas de La Heroica, una mujer discute con varios miembros de la Policía porque su novio va a ser capturado sin alguna causa aparente. Ella se identifica como abogada y procede a llamar a un colega penalista para que aclarare si los términos del procedimiento son los correctos.

La ira de la mujer se desata cuando uno de los agentes le va poner las esposas y le pide al hombre que se arrodille. La ofuscada joven le pregunta a los oficiales “¿Por qué lo vas a arrodillar?, ¿Por qué lo vas a arrodillar?, ¿Qué te pasa?”. En ese momento entran a escena un grupo de mariachis que terminan de sorprenderla.

En ese instante el creativo novio saca un anillo y le dice a su novia: “Te quieres casar conmigo”. Es tal la sorpresa de la joven que lanza su celular al suelo y en una combinación de rabia con felicidad le da el sí con un emotivo beso mientras los músicos interpretan la canción ‘Prometo‘ del artista colombiano Fonseca.

La original treta es observada por varios transeúntes que terminan aplaudiendo a la pareja. En redes sociales muchos han criticado a la Policía por su papel protagónico en esta escena, ya que consideran que su labor es defender a la ciudadanía. Sin embargo, otros los respaldan por hacer parte del romántico gesto de un novio enamorado.

Fuente: semana