La boxeadora que aprendió a pegar para evitar que la matara su marido

Érica Farías dejó a su pareja cuando esta la apuñaló. Ahora, conocida como La Pantera, es campeona mundial.

  • Compartir en Facebook

“Estoy viva gracias al boxeo, literalmente. Me curtió de coraje para decidir ser una mujer libre y no terminar en la camilla de una fría morgue, como sí terminan muchas chicas que padecen violencia de género”. Palabra de Érica Farías, una boxeadora argentina que casi pierde la vida por una pareja que la maltrataba.

  • Compartir en Facebook

A los 32 años, la Pantera, apodada así por su piel morena y sus movimientos felinos en el ring, es campeona mundial del peso superligero por el Consejo Mundial y está considerada como una de las mejores boxeadoras del mundo.

Sin embargo, reconoce que su logro más grande lo consiguió fuera del ring: atreverse a confesar a su círculo íntimo que su ex novio la golpeaba.

“La relación duró apenas un año, pero el calvario fue tal que pareció durar cinco. Era un tipo muy agresivo, física y psicológicamente. Me tenía totalmente sometida, sin reacción. Casi me hizo abandonar los entrenamientos porque me decía que el boxeo era sólo de hombres. Eran tantas las ganas de ser boxeadora que, a pesar de su negativa y su violencia, yo prefería someterme a sus golpes y seguir adelante con mi sueño. Siempre hacía lo imposible para ocultarlo a mi familia, hasta que un día no pude mentirle más y pedí ayuda“, confiesa Farías en La Nación.

Todavía tiene marcas de aquella tormentosa relación. Como una profunda cicatriz por una puñalada de su pareja. “Ésa fue la última vez que me agredió. Entonces dije basta, porque si bien siempre me amenazaba con armas, nunca había intentado matarme. Y estoy segura de que ese día, si yo no escapaba, me mataba”.

  • Compartir en Facebook

Esto ocurrió en 2006, entre el shock por la agresión y el drama amoroso dejó temporariamente el boxeo y se puso a limpiar casas y oficinas para vivir. A partir de ahí todo fue a mejor. Se centró en el boxeo y los éxitos llegaron rápidamente, ya que en 2009 ya era la campeona sudamericana.

Desde hace un año tiene una nueva pareja, presenta su propio programa de televisión en su San Fernando natal y hace poco le confirmaron que el 9 de julio se enfrentará a Cecilia Braekhus, campeona y considerada la mejor boxeadora del momento libra por libra. “Ésta es la pelea que buscaba. Económicamente no va a salvarme, pero deportivamente puedo quedar en la historia grande del boxeo mundial”, cuenta Farías.

  • Compartir en Facebook

Debido a sus orígenes callejeros en el barrio de Santa Rosa, siendo la sexta hija de un albañil y una limpiadora, está muy comprometida con las causas sociales. Todos los días asiste a la Sociedad de Fomento de Virreyes y da clases de boxeo a jóvenes que quieren alejarse de los peligros de la calle.

“Me gusta devolver algo de lo mucho que me dio el boxeo. Tengo un hermanito de 19 años que desde hace dos está tratando de salir de las drogas, y no quiero ver más a los pibes de mi barrio destruir sus vidas con este flagelo. Entiendo que el boxeo es una buena salida de todos esos problemas”, confiesa muy a su pesar.

También critica la falta de igualdad de género en las bolsas del boxeo. “El boxeo femenino en Argentina tiene más de 15 años y su crecimiento es cada vez más notorio. Sin embargo, no es justo que todavía no tengamos derecho a cobrar bolsas parecidas a las de los hombres, por el simple hecho de ser mujeres. Con más de diez peleas por títulos mundiales y casi ocho años como profesional todavía no pude comprar mi casa“. Demoledora.

Fuente: playgroundmag