Cien personas impiden a pedradas a la Guardia Civil y la Policía interceptar un alijo de hachís

  • Compartir en Facebook
Estado en el que quedó un coche de la Guardia Civil tras ser atacado con piedras y ladrillos. E. M.
  • La falta de más refuerzos en la Línea de la Concepción y el gran número de atacantes hizo que los agentes tuvieran que huir y dejar escapar a los traficantes con la droga.
  • Los coches patrulla sufrieron numerosos desperfectos por los ladrillazos y pedradas recibidos. Dos guardias y un policía sufrieron heridas leves.

Cien contra siete. Así se han enfrentado este domingo por la tarde en la Línea de la Concepción una patrulla de la Guardia Civil y dos de la Policia Nacional a un gran grupo de gente que descargaba un alijo de droga. Según denuncia la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), los narcotraficantes estaban descargando fardos de hachis de una lancha rápida que acababa de llegar a la zona del Tonelero, donde es habitual que las embarcaciones dejen droga.

Cuando acudieron los guardias a interceptar el alijo, la muchedumbre comenzó a insultarles y a amenazarles. Estos pidieron refuerzos y acudieron dos ‘zetas’ de la Policía Nacional, pero al final acabaron todos atacados.

  • Compartir en Facebook
Varios de los atacantes que persiguieron a los agentes en la Línea de la Concepción. E. M.

Las imágenes de los coches destrozados y la gente que corría con piedras para perseguir a los agentes muestran el descontrol vivido esta tarde.

Los coches patrulla sufrieron numerosos desperfectos por los ladrillazos y pedradas recibidos. Dos guardias y un policía sufrieron heridas leves por contusiones, denuncia esta misma asociación. La falta de más refuerzos y el gran número de atacantes hizo que los agentes tuvieran que huir y dejar escapar a los traficantes con la droga. “AEGC ya había mostrado su preocupación por el problema de personal y medios en la costa linense y lo ocurrido hoy es tan sólo la certificación de que, desgraciadamente, teníamos razón”, asegura la asociación de guardias.

Fuente: elmundo