Algunas de las actitudes que tiene una mujer con clase

Existe una falsa concepción de que tener clase es equivalente a llevar el mejor maquillaje y el atuendo más costoso; Sin embargo, existe algo más allá que hace a una mujer cautivadora y magnética.

¿Qué es esa cosa tan difícil de poseer – pero a la vez, tan fácil de percibir- que distingue a una mujer con clase? ¿Dinero, un elaborado peinado, la mejor fragancia francesa, vestuario carísimo? ¡Para Nada! Hay algo más allá que hace a una mujer con clase. Se llama personalidad y actitud ante la vida. Tener clase va mucho más allá que sólo ser sexy. ¡Esto es lo que significa!

Sí, es cierto que todo hombre le gusta una mujer sexy, esto es un hecho. Sin embargo, darle relevancia solamente a nuestro aspecto físico, hace palidecer al verdadero factor clave: la personalidad. Lograr ser auténtica y honesta en tu forma de conducirte es definitivamente más atractivo que sólo una actitud arrojada y seductora.

Actitud positiva

  • Compartir en Facebook

Una mujer con clase tiene la habilidad de convertir los momentos ordinarios en pequeños placeres. Son vanguardistas, y se preocupan por el bienestar general. Su presencia influye en el ambiente y provoca que este tome, un giro distinto de manera positiva. Ellas, simplemente cambian el aire a su paso.

Carácter

Ellas son respetuosas e inspiran a su vez respeto, muestran su personalidad a través de su carácter y se comportan a la altura ante todas las situaciones. No las veras enojándose por cosas irrelevantes ni alzarán la voz sin necesidad. Son enemigas de los escándalos y prefieren mantenerse al margen de todo tipo de chismes.

Independencia

Estas mujeres son bien conscientes del poder que poseen en su interior y trabajan duro para conseguir lo que quieren. También tienen problemas, pero saben la manera exacta de cómo confrontarlos para salir adelante. Tienen todo bajo control: trabajo, relaciones personales, apariencia. ¡Hechiceras!

No dejar todo al descubierto

  • Compartir en Facebook

EL sentido de la moda siempre será imprescindible para tener clase. No hace falta mostrar un escote demasiado revelador o usar la falda más corta para hacer saber al mundo que eres sensual. La verdad es que no hay nada más atractivo que una mujer que proyecta confianza en su cuerpo con un look equilibrado y que deje algo librado a la imaginación.

Maneras

Cuando conversas con alguien siempre, la mujer con clase vigila sus maneras, pues hablan de tu sentido de la clase, además de que implica que estás en contacto con tu feminidad. De ninguna manera significa que te conviertas en una versión rígida y acartonada de ti misma, sino que conserves una actitud relajada sin caer en bromas vulgares, modales bruscos o coqueteos descarados e insolentes.

La importancia de ser sutil

La sutileza implica un grado de moderación y no esforzarse en ser impulsiva, extravagante o en desear ser el centro de atención a toda costa. Esta es una de las características definitiva de una mujer con clase. Hablamos de vestir con estilo sin parecer una pasarela ambulante o peor ¡Un arbolito de navidad!; usar ropa sexy sin rozar lo vulgar, aplicar la cantidad justa de perfume para que sólo quien realmente importa se dé cuenta, maquillarte con discreción, entre otras cosas. Una mujer sutil tiene tanta confianza que no necesita ni desea la validación exterior, y sin embargo la consigue.

Sobre la buena, buena postura

  • Compartir en Facebook

No todo se reduce a la ropa que uses y que puedas sostener una buena conversación. La mujer con clase tiene una forma en la que camina, la postura al estar de pie y cómo se sienta dice mucho sobre la opinión que tienes de tu persona. Una mujer con autoconfianza y que sabe en donde está plantada tiene la combinación ideal.

El físico no es enemigo del cerebro

Una mujer que tiene pensamientos y opiniones propias, puntos de vista, habilidad para conversar y es buena escuchando, puede decirse que tiene clase. Es necesario tener la habilidad de compartir e intercambiar ideas desafiantes para quien te acompaña. Esto no significa que te enfrasques en discusiones duras o sin sentido, o que tengas que debatir absolutamente cualquier tema; simplemente dar a conocer lo que piensas y lo que sabes con ingenio y sentido del humor.

Abraza el misterio

Cuando las personas no pueden describirte fácilmente con exactitud porque no eres una chica que todo lo cuenta, que todo lo postea en sus redes sociales subes automáticamente un nivel en la escala del sex appeal. Al crear esta aura de misterio, haces que las personas que están a tu alrededor quieran saber más.

Esto puede significar un gran reto, en estos tiempos modernos, porque las mujeres por naturaleza hablamos y compartimos nuestras cosas, pensamientos y sentimientos. No obstante, Al guardarte algo para ti misma, es probable que alguien que se interese en ti vea esto como un reto para que le brindes tu confianza y permitas que te descubra del todo.

“El dinero no da clase ni la pobreza vulgaridad. Son nuestras acciones y el comportamiento con los demás lo que nos define”

Fuente: enamorando